91 217 32 81 - 615 908 332 correo@advitampsicologos.es Plaza del Ángel, nº12 (Madrid) Abierto de 9h a 20h

Entrenamiento autógeno con audio guiado

El entrenamiento autógeno o técnica de Schulz, fue desarrollado por este neurólogo a principios del siglo XX. Después de haber estado trabajando unos años con pacientes mediante hipnosis, creó la técnica y unos años más tarde, en 1932, publicó su obra “Entrenamiento autógeno”.

 

entrenamiento autógeno
The pursuit of happiness, por Abstract art angel 77

 

Como con casi todas las técnicas de relajación, en el entrenamiento autógeno encontramos también puntos en común con otros procesos como la hipnosis, la meditación, el mindfulness,  o las autosugestiones para inducir relajación.

 

Lo más definitorio de esta técnica es quizás que el sujeto se la aplica a sí mismo, sobre todo mediante mensajes que se repite a modo de autosugestiones. Así, aunque no podemos hablar precisamente de hipnosis como tal en este caso, sí que es de alguna manera una forma de autohipnosis. La persona se repite una serie de instrucciones al tiempo que trata de imaginar las sensaciones ligadas a ellas. A menudo, la autosugestión se consigue induciendo peso y calor en las extremidades. Sobre este aspecto podemos hablar, como indicábamos, de cierto grado de hipnosis, al sugestionarnos mediante el empleo de la imaginación. En el mindfulness, por el contrario, no introducimos sensaciones que no están ocurriendo realmente, sino que nos enfocamos únicamente en los estímulos presentes.

 

Dependiendo de la práctica de los sujetos se pueden alcanzar estados más o menos profundos de relajación, al igual que con otras técnicas. A veces podremos obtener una relajación rápida o superficial, y otras, invirtiendo algo más de práctica y tiempo, descenderemos a niveles mentales propios de la hipnosis, como el trance hipnótico.

 

En cualquier caso, si practicamos la técnica con cierta constancia podemos obtener los siguientes beneficios:

 

  • Mayor tranquilidad y reducción del estrés.
  • Mejora de problemas de tipo psicosomático, que están mediados por ansiedad o problemas emocionales (cefaleas, problemas gástricos, etc).
  • Refuerzo del sistema inmunológico.
  • Mejora del insomnio.
  • Reducción de tensiones y contracturas musculares.

 

Esto de forma general. Existe un nivel avanzado de entrenamiento autógeno con el que podemos trabajar además problemas concretos a nivel emocional.

 

Los ejercicios que conforman el nivel básico de entrenamiento autógeno son los siguientes:

 

  1. Inducir peso en las extremidades.

        Mediante mensajes del tipo: “mis brazos están pesados… pesan cada vez más”, vamos relajando los músculos.

 

  1. Inducir calor en las extremidades.

        Nos auto administramos mensajes para recrear la sensación de calor en brazos y piernas. Esto produce un aumento         del riego sanguíneo y, por lo tanto, una relajación de tipo vascular.

 

  1. Sentir el ritmo cardíaco.

        Aquí podemos repetirnos mentalmente mensajes como: “mi corazón late tranquilo”.

 

  1. Sentir la respiración.

        Al mismo tiempo podemos evocar: “mi respiración es lenta y pausada”.

 

  1. Sentir la zona del plexo solar.

        Nos enfocamos en este punto en el que confluyen las terminaciones nerviosas del sistema simpático y parasimpático (implicado en estados de ansiedad y relajación, respectivamente). Está situado unos centímetros por encima del abdomen y debajo del pecho, y a nivel interno detrás del estómago. Es un punto muy sensible, así que podemos localizarlo ejerciendo una pequeña presión hasta identificarlo. Aquí también podemos autosugestionarnos con sensaciones de calor.

 

  1. Sentir la frente.

        Nos concentramos en dicho punto y en este caso repetiremos mensajes para inducir frescor, por ejemplo: “mi frente está fresca y despejada”.

 

En este vínculo puedes descargar, de forma gratuita, una pista de audio con los seis ejercicios que acabamos de exponer del nivel básico de entrenamiento autógeno. Es totalmente guiada, por lo que solo tienes que ir siguiendo las instrucciones que se facilitan a través de la pista. Puedes reproducirla con auriculares desde tu propio ordenador, o pasarla a algún dispositivo móvil o reproductor de mp3 para realizarla en cualquier momento o lugar que desees. Lógicamente, no debes escucharla mientras realizas actividades que exijan un esfuerzo consciente, como conducir.

 

En caso de que no hayas hecho nunca relajación y seas de esas personas que experimentan ansiedad cuando se dejan llevar o pierden un poco el control consciente, quizás deberías empezar por alguna otra técnica más básica, como la respiración abdominal o diafragmática, o la relajación muscular progresiva.

 

Nos interesan mucho las experiencias de cada persona al realizar la técnica. Anímate a compartir tus impresiones.

 

 

Si te ha gustado o resultado de utilidad este artículo, te agradecemos que lo compartas en las distintas redes sociales, o que escribas algún comentario a continuación del mismo. De esta manera nos ayudas a darle vida al blog y a promover nuestras publicaciones. ¡Muchas gracias!

 

7 comments on “Entrenamiento autógeno con audio guiado

Reply

Hombre por fin una relajacion en condiciones y en MP3, para los clasicos, felicidades por el entrenamiento y su disponibilidad, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *