91 217 32 81 - 615 908 332 correo@advitampsicologos.es Plaza del Ángel, nº12 (Madrid) Abierto de 9h a 20h

Hipnosis regresiva (pero no en la forma de Brian Weiss).

hipnosis regresivaLa hipnosis regresiva se deriva de la hipnosis clínica. Lo primero que tenemos que aclarar, es que inducir un estado hipnótico no nos permite manipular a una persona ni obligarla a hacer nada en contra de su voluntad, a diferencia de lo que nos suele mostrar el cine o la televisión con frecuencia. Esto puede resultar muy atractivo para el argumento de una película, por qué negarlo, pero la realidad es bien distinta. Básicamente, lo que hacemos con la hipnosis desde un punto de vista fisiológico, es llevar al cerebro a un estado natural. No inducimos ningún elemento artificioso o extraño. De hecho, a veces entramos en hipnosis de forma espontánea. Normalmente, mediante el empleo de sugestiones (mensajes que se le dan al paciente), vamos saturando de estímulos e información el hemisferio izquierdo de la persona. Aquí situamos más la parte consciente o racional. De esta forma, vamos consiguiendo que haya más actividad o metabolismo en zonas del cerebro que normalmente están más bien en un segundo plano, al menos mientras estamos en vigilia: el hemisferio derecho y el cerebro emocional. Estas estructuras se encuentran a menudo implicadas en los diferentes motivos de consulta, por lo que podríamos decir que la hipnosis es un catalizador o facilitador. Algo así como una herramienta, y como tal, más que ser buena o mala en sí misma, dependerá mucho del uso que hagamos de ella.

 

Se han dicho muchas cosas acerca de la hipnosis: que si es una especie de lavado de cerebro, que la persona puede quedarse colgada en un estado de trance, que si puede llegar a provocar locura,… Lo cierto es que viene empleándose desde hace décadas en psicoterapia. Para nosotros, como psicólogos, no es sino una herramienta más de la que nos servimos para hacer psicoterapia. Es cierto, sin embargo, que vivimos como cierto intrusismo en nuestras profesiones a los autodenominados hipnoterapeutas e hipnólogos. Si bien esto no quita que se le pueda dar un uso adecuado o inadecuado por parte de los mismos, como sugeríamos más arriba. Por otra parte, conviene señalar que una cosa es saber hipnotizar, que es una habilidad relativamente fácil de adquirir con la práctica, y otra cosa es saber manejar y contener el material emocional al que podemos acceder mediante el empleo de estas técnicas. Creemos que toda dedicación que implique tratar con personas, sea en un ámbito reconocidamente sanitario o no, merece de todo el respeto y rigor posible.

 

Con respecto a los supuestos riesgos de aplicar hipnosis, siempre conviene matizar que aún siendo prácticamente segura, existen casos en los que no es adecuado emplearla, como con los pacientes psicóticos o con trastornos de la personalidad. Esto, aunque parece una obviedad, a veces crea confusión. Se han descrito casos en los que, supuestamente, el paciente se volvió esquizofrénico tras someterle a una sesión de hipnosis. Resulta mucho más probable que la persona ya presentara esta condición previamente a inducir el estado hipnótico.

 

Como decíamos, es un estado natural de nuestra mente y la persona bajo hipnosis suele estar consciente y hipnosis regresivaexperimentar sensaciones agradables, como relajación. Si conectamos con memorias emocionales traumáticas, cosa que se persigue a menudo en el contexto de una psicoterapia, sí que puede haber catarsis y mucha activación a nivel fisiológico (la persona puede sentir de repente mucha tristeza, abandono, ansiedad, etc.). En niveles más profundos, pueden darse disociaciones de la mente, que son fenómenos que indican que la persona se encuentra en estado hipnótico (sensación de salirse del cuerpo o flotar, pérdida de la noción del tiempo y del espacio,…). Ni que decir tiene que este estado nada tiene que ver con viajes astrales, y que la consciencia de la persona no corre el riesgo de quedarse flotando por ahí… A veces, en estados más profundos de trance hipnótico, la parte consciente de la persona quedará por así decirlo “desconectada”, si bien la emocional, como decíamos, estará activa. Con esto queremos decir que si sucede algo que desagrade a la persona, o se le administra un mensaje que vaya en contra de su parecer, la sacaremos inmediatamente de dicho estado.

 

Ahora que tenemos algo más claro qué es la hipnosis, vamos a exponer brevemente como empleamos la hipnosis regresiva con fines terapéuticos. Una vez que tenemos al sujeto en estado hipnótico, apelamos a su parte subconsciente o emocional para acceder a recuerdos o vivencias claves. Otras veces, le llevamos directamente a un momento de su vida que ya nos ha relatado en vigilia (estando despierto en consulta, mientras nos contaba alguna experiencia traumática o dolorosa). Volver a revivir estos sucesos de la biografía de la persona en estado hipnótico, puede producir cambios positivos desde la emoción. Una práctica muy común cuando hacemos hipnosis regresiva, es la de disociar al paciente para que se vea desde fuera, como si se tratara de otra persona. Así podemos hacerle contemplar aquello que vivió desde un punto de vista completamente distinto que pueda suponerle unreencuadre a nivel emocional. Esto es de gran utilidad en el caso de personas que han sufrido abusos, maltrato, o que simplemente han tenido carencias a nivel afectivo por parte de sus figuras de apego.

 

Si lo pasado, pasado está y no podemos volver hacia atrás para cambiarlo, ¿cómo puede producir un cambio positivo el volver a revivir esas experiencias bajo hipnosis? Porque no podemos cambiar lo que ya vivimos, pero sí como nos sentimos respecto a aquello. Las situaciones que hemos mencionado anteriormente, suelen fijar en las personas sentimientos de culpa, incapacidad, insuficiencia, etc. Más aún cuando se viven en la niñez y en la relación con figuras tan claves como los padres o cuidadores. Cuando volvemos sobre estas experiencias a través de la hipnosis regresiva, el sujeto no solo sabe o cree que es bueno y válido en esencia, o que aquello que padeció ocurría por motivos que nada tenían que ver con él (cosa que quizás ya se daba a un nivel consciente), sino que además lo siente.

 

hipnosis regresivaCuando hablamos sobre hipnosis regresiva, mucha gente piensa automáticamente en regresiones a otras vidas. Esto ha sido ampliamente divulgado por el famoso psiquiatra Brian Weiss, que ha basado sus trabajos apoyándose en la creencia sobre la existencia de vidas pasadas y en la reencarnación. Sin entrar a valorar esto, porque quiénes somos nosotros para someter a juicio cuestiones tan metafísicas, sí exponer que somos contrarios a realizar regresiones a vidas pasadas en el contexto de una psicoterapia. Además, conviene señalar que bajo estado hipnótico, la mente tiende a fabular, al igual que en los sueños, lo que deja un poco en entredicho esta cuestión y no permite establecer a ciencia cierta que estemos conectando realmente con otras vidas. Ahora cabe hacerse la siguiente pregunta: si cuando se trabaja mediante hipnosis regresiva, se producen con frecuencia falsos recuerdos y fabulaciones, ¿qué sentido tiene emplearla pues?  Pues porque al igual que nos interesan los sueños de nuestros pacientes desde un punto de vista simbólico, el material al que accedemos mediante la hipnosis regresiva nos aporta mucha información desde un punto de vista clínico, al margen de que esos recuerdos hayan tenido lugar realmente o no. También arroja luz sobre lo que le sucede a la persona en el momento presente y sobre como conecta ese problema o motivo de consulta con las experiencias de su pasado.

 

 

Si te ha gustado o resultado de utilidad este artículo, te agradecemos que lo compartas en las distintas redes sociales, o que escribas algún comentario a continuación del mismo. De esta manera nos ayudas a darle vida al blog y a promover nuestras publicaciones. ¡Muchas gracias por tu tiempo e interés!

 

 

2 comments on “Hipnosis regresiva (pero no en la forma de Brian Weiss).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *