91 217 32 81 - 615 908 332 correo@advitampsicologos.es Plaza del Ángel, nº12 (Madrid) Abierto de 9h a 20h

La personalidad. ¿Crees que es algo inmutable o se puede modificar?

Existen numerosas teorías y tipologías acerca de la personalidad. Algunas tienen un carácter más innatista, es decir, otorgan más peso a factores genéticos como determinantes en la explicación de las distintas personalidades, y otras, por el contrario, son más ambientalistas, con lo que dan más importancia a aspectos adquiridos como la educación y el entorno.

 

Podríamos definir la personalidad como un conjunto de rasgos y caracteres más o menos estables, determinados por el ambiente y por la genética, que definen al individuo, como actúa, piensa y siente, de manera que su estudio permite predecir en cierto grado su conducta ante una situación concreta.

 

personalidad
Autor: Nico Si

 

El concepto de personalidad engloba a su vez los términos de temperamento y carácter, que hacen referencia a aspectos innatos (adquiridos genéticamente) y a aspectos de aprendizaje (adquiridos a lo largo de la vida), respectivamente. Así en el caso del temperamento estaríamos ante un aspecto más estático de la personalidad y, por lo tanto, más difícil de cambiar, mientras que el carácter sería más susceptible de modificación.

 

A lo largo de la historia de la psicoterapia se han elaborado diferentes teorías y tipologías acerca de la personalidad. Freud siempre otorgaba especial relevancia a las pulsiones del inconsciente: por un lado Eros, o pulsión de vida, y Thanatos, o pulsión de muerte. Ambas regidas a su vez por los principios de placer y de realidad. Más adelante, reformuló este aparato psíquico por el conocido modelo estructural. En este modelo, el ello se correspondería con la parte más inconsciente de la persona, el yo con la consciente y el superyó con la parte de principios y normas morales interiorizadas en la relación con las figuras de apego, como padres y educadores. Estas tres estructuras mentales estarían en continuo conflicto explicando así la psique de los individuos. El yo, tratando de posponer y canalizar los impulsos del ello, inconsciente y amoral, y el superyó en constante pugna con el ello, tratando de apaciguar su instintividad y otorgar valor moral a las acciones. Cuando el superyó es demasiado fuerte el resultado es una personalidad rígida y reprimida. Si por el contrario es demasiado débil, tendremos sujetos que se dejarán llevar en exceso por sus instintos y que exhibirán comportamientos antisociales.

 

Para los primeros conductistas, la personalidad estaba totalmente determinada por factores ambientales y de aprendizaje. Se iba adquiriendo en función de aspectos como el reforzamiento presente a lo largo de la vida del individuo. De esta forma, la personalidad era susceptible al cambio modificando dichas variables de aprendizaje, como las recompensas y los castigos.

 

Los psicólogos cognitivo conductuales introducían variables internas, como creencias, atribuciones y expectativas, que junto con las variables conductuales y las ambientales, explicarían las diferencias entre sujetos.

 

Para los psicólogos humanistas como Rogers, los individuos son buenos por naturaleza, conscientes y capaces de superar sus instintos al estar dirigidos por una meta o tendencia que tiene como principio desarrollar su potencial y autorrealizarse plenamente.

 

Otras teorías establecen tipologías en base a categorías, como el famoso Modelo de Eysenck, donde nos presenta las dimensiones de estabilidad/neuroticismo, introversión/extroversión y psicoticismo. Las dos primeras dimensiones se organizan a su vez sobre cuatro cuadrantes: extrovertido estable e inestable e introvertido estable e inestable.

 

Modelo de Eysenck

 

Otros autores que han teorizado sobre la personalidad son Gray, Zuckerman, Catell,… Algunos introdujeron modificaciones basándose en el trabajo previo de otros autores.

 

En cuanto al estudio y evaluación de este constructo los recursos van desde la entrevista personal, pruebas y test objetivos, como el MMPI de Minnesota o el 16 PF de Catell, la recogida de datos mediante la observación directa de la conducta y las pruebas proyectivas, como el famoso Test de Rorschach.

 

En general, los profesionales que nos dedicamos a la psicología opinamos que la personalidad no es algo totalmente fijo o inmutable. Creemos que el ser humano tiene un potencial de cambio que se puede aprovechar y dirigir con el fin de obtener cambios positivos. También conviene matizar que, si bien los sujetos pueden cambiar, la psicoterapia no se debe entender como una especie de reseteo o lavado de cerebro. A menudo se trata únicamente de modificar determinados hábitos o cambiar el sentir y el pensar de los sujetos ante determinadas situaciones. Creemos en las personas y siempre partimos del presupuesto de que todo individuo posee aspectos positivos que no han de modificarse, pero si en cambio potenciarse o desarrollarse.

 

Tú qué opinas: ¿somos susceptibles al cambio, o por el contrario debemos asumir que la personalidad es algo más bien rígido e inamovible?

 

 

Si te ha gustado o resultado de utilidad este artículo, te agradecemos que lo compartas en las distintas redes sociales, o que escribas algún comentario a continuación del mismo. De esta manera nos ayudas a darle vida al blog y a promover nuestras publicaciones. ¡Muchas gracias!

 

2 comments on “La personalidad. ¿Crees que es algo inmutable o se puede modificar?

Reply

Hola
En mi opinión, todos vamos cambiando a lo largo de nuestra vida. Cambios físicos, psíquicos y sociales….todo cambia, es inevitable, es la vida misma.
El cambio consciente y trabajado seria el objetivo ideal en lugar de dejarnos arrastrar y vapulear…pero no siempre disponemos de los recursos y herramientas necesarios para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *