91 217 32 81 - 615 908 332 correo@advitampsicologos.es Plaza del Ángel, nº12 (Madrid) Abierto de 9h a 20h

Liderazgo: tipos y teorías acerca de este fenómeno social.

El liderazgo se puede definir como el conjunto de capacidades de un sujeto que le permiten influir sobre otros, ya sea dirigiéndolos e incentivándolos en la consecución de una meta u objetivo común.

 

Existen diversas tipologías y clasificaciones que establecen distintos tipos de liderazgo, atendiendo, entre otros, a aspectos tales como la relación del líder con respecto a sus seguidores, el propio estilo del líder, la forma en la que se ha obtenido la posición de liderazgo, y también según el tipo de influencia que ejerce el propio líder.

 

liderazgo
Leaders, por Thinkpublic

 

Entre las teorías que tratan de explicar el fenómeno del liderazgo se encuentran las siguientes:

 

  1. Liderazgo basado en la teoría de los rasgos.

Desde principios del siglo veinte, esta corriente defiende que las cualidades que convierten a una persona en líder responden a atributos que posee el propio sujeto. Algunas de estas cualidades serían: la inteligencia, sentido de responsabilidad, capacidades intelectuales y físicas, seguridad, confianza, nivel económico,… Todas ellas serían cualidades innatas, es decir, que los líderes ya contarían con ellas desde su nacimiento. Esta visión sobre el liderazgo ha dado lugar a distintos estudios y desarrollos que no resultan del todo concluyentes acerca de la validez del enfoque.

 

  1. Liderazgo motivacional.

Sería el líder que es capaz de generar un cambio positivo en las expectativas de sus seguidores, hacerles partícipes y cómplices de su propia visión de las cosas, para que sean capaces de llegar a automotivarse a sí mismos. El líder de tipo motivacional escucha a los demás y conecta con ellos emocionalmente animándolos e incentivándolos con distintas estrategias. También es autocrítico y reconoce cuando se ha equivocado.

 

  1. Liderazgo carismático o transformacional.

Serían aquellos líderes cuya capacidad de llegar a otros e influir sobre ellos está ligada a cualidades fuera de lo común, e incluso extraordinarias. Pueden influir en los demás incluso cambiando sus principios y escala de valores. Suelen ser personas muy seguras de sí mismas, con gran poder de convicción y especiales habilidades para comunicar su visión, no solo a través de la palabra, sino también del lenguaje no verbal, por lo que resultan muy atractivas a ojos de los demás. Se plantean cosas preestablecidas que consideran que deben cambiarse por un bien común.

 

  1. Liderazgo basado en teorías conductuales.

Estas teorías tratan de identificar cuáles son las conductas y las actitudes que se dan más a menudo en las personas que destacan como líderes.

Una de las más importantes es la de Lewin, que establece tres tipos de liderazgo:

 

Líder democrático: tiene en cuenta la visión u opiniones de sus seguidores. También fomenta la participación, aunque sea él quien tiene la última palabra. Suele plantear opciones para que se valoren de forma conjunta.

Líder autocrático: sería el estilo típico de los dictadores. No tiene en cuenta la opinión de sus seguidores o subordinados, y toma las decisiones de forma unilateral.

Líder laissez faire: delega totalmente en sus seguidores. No juzga ni se opone a las decisiones del resto. Se limita más bien a aportar los medios y la información para llevar las acciones a cabo.

 

Otra teoría conductual es la de la Universidad de Ohio, que postuló dos dimensiones en torno a las cuales se agruparían las cualidades que definen a un buen líder: la estructura inicial, que establece que la conducta del líder consiste en definir las tareas y los roles, y como han de desarrollarse y llevarse a cabo por el grupo, y la consideración, que se refiere a la confianza, respeto y comunicación que se da entre el líder y su equipo.

 

  1. Liderazgo transaccional.

Es el liderazgo que impera en las instituciones. El líder dirige al grupo y el cumplimiento de las normas establecidas se realiza mediante la administración de recompensas y castigos. Su papel sería más pasivo con respecto a sus seguidores en cuanto a motivarles, pues se reduciría al empleo de dichos premios o sanciones. Vendría a ser el tipo opuesto al liderazgo transformacional.

 

  1. Liderazgo atendiendo al origen y a como se establece el líder.

El líder carismático emerge del grupo de forma natural y es elegido por este. En contraposición estaría el líder tradicional, que obtiene este estatus por pertenecer a una élite, u ostentar un título. En el liderazgo transaccional, el líder es designado por la propia institución a la que sirve.

 

  1. Estilos de liderazgo.

Según el famoso psicólogo Daniel Goleman, y autor de Inteligencia emocional, podemos establecer los siguientes seis estilos:

 

Coercitivo: no tiene en cuenta la opinión ni la motivación de los subordinados, es rígido, autoritario y exige el cumplimiento de las normas establecidas desde arriba sin permitir que estas sean cuestionadas.

Coach: guían y orientan en el establecimiento de metas y objetivos, desarrollando los puntos fuertes de los sujetos y motivándoles a través de distintas estrategias.

Democrático o participativo: tiene en cuenta la opinión de los demás, llega a acuerdos con sus subordinados y promueve la igualdad en cuanto a la participación.

Afiliativo: protege a sus subordinados, creando vínculos emocionales con ellos y procurando atender constantemente sus necesidades y demandas para que estén a gusto.

Ejemplar: trata de definir las directrices a través de las cuales han de guiarse los empleados y les sirve de modelo. Establece él mismo un patrón que espera sea adoptado por sus seguidores o subordinados.

Visionario u orientativo: tiene una visión muy personal e inspiradora y consigue, con su liderazgo y entusiasmo, contagiar a sus seguidores. Es capaz de anticiparse a los acontecimientos, buscando soluciones e introduciendo ideas innovadoras. Este tipo de líderes son capaces a menudo de mover grandes masas.

 

En próximas entradas trataremos de hacer una síntesis de las cualidades que debería tener una persona para convertirse en un buen líder.

 

¿Crees que reúnes aptitudes para el liderazgo? ¿Con cuales de estos aspectos te identificas más?

 

 

Si te ha gustado o resultado de utilidad este artículo, te agradecemos que lo compartas en las distintas redes sociales, o que escribas algún comentario a continuación del mismo. De esta manera nos ayudas a darle vida al blog y a promover nuestras publicaciones. ¡Muchas gracias!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *